sábado, 29 de septiembre de 2012

Capitulo 25

- ¿Sabes que le pasa...? -preguntó Eriko preocupada a Nami.

Llevaban un buen rato siguiendo al moreno por sabe dios que caminos, habían visto cosas increíbles y él no se había asombrado ni lo más mínimo, algo andaba mal y las dos pelirrojas lo sabían.

- No se...- contesto la navegante agotada.- Luffy... ¿podemos parar un poco...? ¿Estoy cansada...?

Luffy se detuvo de repente y las dos chicas casi chocan con él. El capitán se giro y las miro, su mirada no era la de siempre, no era pura e inocente... había algo que las asustaba... ¿maldad? ¿agresividad? No sabían decirlo con certeza.

- No podemos parar.- dijo muy serio.
- ¿Por qué no? - se apresuro a preguntar Eriko.
- Porque no, es una orden.- la expresión del moreno se endureció.
- Pues yo voy a descansar y punto.

La navegante se sentó en el borde del camino y buscó en su mochila su cantimplora de agua. Segundos después Eriko la imitaba. Esto hizo que la bomba estallara. Luffy se acerco a ellas crujiéndose los nudillos.

- ¡He dicho que no vamos a parar! -dijo golpeando un árbol muy cerca de donde estaba Nami, casi rozándola.

Sin pensárselo dos veces Eri cogió a Nami de la mano y empezó a corre a través de la selva huyendo de su propio capitán.

- Eriko, ¡espera! ¡no corras! ¡tenemos que preguntarle...!
- ¡Algo va mal! ¡No es el Luffy de siempre! ¡Y lo sabes! -le corto Eriko sin dejar de correr.

Tenía razón, ese no era el Luffy de siempre... su Luffy... y aunque le costase creerlo tenía que huir de él si quería seguir viva... "Luffy... ¿Qué ha pasado...?" pensó la navegante.


***

Robin dio con algo que llamo su atención. Parecían una ruinas de lo que era una antigua ciudad, camino por el lugar hasta que dio con algo realmente interesante, una de las paredes de lo que parecía un templo tenía unos grabados. Paso su mano con delicadeza por ellos y los miro con atención buscando el significado oculto de aquellos símbolos. 

- Ooh... -fue lo único que pudo decir cuando descubrió el significado. 

Siguió andando hasta llegar a un acantilado. Miro el mar. Al principio nada, pero después de unos segundos se pudo apreciar como el agua se empezaba a mover con más furia. 

- Ya empieza... -dijo sin cambiar su expresión serena. 

***

Usopp vigilaba el barco, tal y como la navegante le había ordenado. Estaba jugando a que era el capitán y le daba ordenes a todos cuando noto que el agua movía el barco con fuerza. 

- ¡¡KYAAA!! ¿Qué pasa ahora? -dijo mirando el mar asustado. 

Miró el horizonte, una sobra grisacea se levantaba sobre él. ¿Tsunami? No, no era eso... Tras unos segundos el agua volvió a la normalidad. Usopp extrañado miro de nuevo aquella sombra con su catalejo. Era una montaña y mirara donde mirara parecía que no se acababa. Estaban atrapados por ese anillo rocoso. 

- ¡Estamos atrapados! -grito el francotirador horrorizado.

***

En otro lugar de la densa selva de aquella isla se encontraban los dos doctores de los Mugiwaras. Todo estaba en silencio y solo se escuchaba el crujir de las hojas bajo sus pies. 

- Chopper... esto me da muy mala pinta... -dijo A.J que se encontraba en la forma intermedia de sus transformación. 
- A mi también... -admitió el renito mirando a todos lados. 

Se escucho un silbido agudo, como si dispararan una flecha y después nada. Chopper hizo una mueca de dolor y cayó al suelo mareado. 

- ¡Chopper! ¿Que te pasa? - pregunto la castaña arrodillándose al lado de Chopper. 
- Me han disparado algo... que tenía veneno... - la visión se le nublaba y apenas podía mantenerse consciente. 
- ¿Qué hago? ¿Como se cual es la cura? - grito alterada. 
- Hay... una planta medicinal en esta isla... que lo cura todo... Con eso podrás preparar un antidoto... 

Dicho esto no pudo aguantar más y se desmayo en brazos de su nakama. A.J muy nerviosa se lo cargo a la espalda y comenzó a andar mirando a todos lados, hasta que se dio cuenta de una cosa, no tenía ni idea de como era esa planta. Más nerviosa miró a todos lados y recordó el libro de plantas medicinales que Chopper llevaba en su mochila. Lo reviso y allí estaba la planta que tenía que encontrar, pero había algo más, al final de la debida explicación sobre los detalles de la planta y sus propiedades informaba que apenas quedaban en el mundo. 
Horrorizada como estaba guardo el libro y siguió su camino, no podía rendirse, aunque la suerte no estuviera de su lado iba a encontrar esa planta y salvaría a su nakama, porque ella era doctora y eso es lo que debía hacer, no rendirse sin intentarlo. 

**************************************

Pues hasta aquí el capitulo, espero que el siguiente no tarde demasiado en hacerlo xDDD En fin, espero que os haya gustado :3

1 comentario:

  1. Me encantaaaaaaaaaaaaaaa ^^ ¿Qué le pasa a Luffy? ·_· ¡¡Que se me muere Chopper!! D=

    ResponderEliminar